El camarero

A lo largo de los años, hemos conocido a muchos camareros. Más o menos eficientes, más o menos agradables, pero sobre todos ellos se erige el único capaz de liderar cualquier clasificación que mida la competencia de los profesionales de la hostelería. Nuestro camarero favorito se llama Joaquín y es el maitre de San Marco, nuestro restaurante favorito, al que vamos con menos frecuencia de la que nos gustaría y siempre que tenemos algo que celebrar.

El sitio, la ambientación y la comida (aunque yo siempre me pido lo mismo: Crepe de la nona) son espectaculares, pero puede que lo mejor sea el servicio, dirigido con implacable eficiencia por el camarero, que lo mismo monta mesas que toma pedidos, gestiona reservas, sirve los platos, recoge las mesas y supervisa a sus subordinados, todo ello con rapidez y precisión admirables.

Como ya he dicho, el restaurante nos encanta, y cuando empezamos (más bien empecé) a hablar de la posibilidad de casarnos, fantaseábamos con celebrarlo allí.

Hoy hemos almorzado en San Marco, para conmemorar nuestro noveno aniversario juntos, y de paso para informarnos sobre si era factible organizar con ellos nuestro banquete de bodas (el término es un poco ampuloso, pero supongo que es el apropiado).

Hemos preguntado al que parecía el padawan de el camarero y nos ha remitido a él, que, con su rapidez característica, ha acudido a atendernos.

Lo reducido de nuestra lista de invitados (o eso esperamos, que la cosa no se desmadre), la hora (sería un almuerzo, no una cena) y nuestra pretensión de hacer algo tranquilo posibilitan que el evento tenga lugar allí, bien en un bonito jardín, bien en uno de los salones del interior.

Los menús que nos han ofrecido tienen muy buena pinta y un precio razonable (para cómo está el mercado de bodorrios), así que, aunque aún tenemos que discutirlo, todo indica que lo haremos allí.

No tenemos nada cerrado, pero teniendo en cuenta los apocalípticos augurios de mi progenitora cuando supo de la ¿inminencia? del enlace (dijo algo así como que las bodas se preparaban con años de antelación y que no íbamos a encontrar ningún sitio), la cosa no va mal del todo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s