Embarcaderos

Sigo a la caza y captura de unos zapatos en los que meter estos enormes (y anchos) pies que la naturaleza (y la genética) ha tenido a bien otorgarme, aunque parece que al fin vislumbro algo de luz al final del túnel, gracias a la zapatería Güellas (no, no es un error), especializada en números pequeños y grandes y en la que parece que voy a encontrar algo que me sirva para embutir estos pies o, como dice una tipa sobre Uma Thurman (que tiene el mismo número que yo, un 43) en la última campaña de Coca-Cola Light, estas lanchas.

En la tienda en cuestión tienen varios embarcaderos apropiados a mis necesidades (y algunos más que me enseñarán en unos días) y lo que es mejor, una dueña amable y atenta que no te mira como si fueses un monstruo (como sí hacen otros muchos imbéciles cuando les preguntas si tienen zapatos del 43), algo que personalmente agradezco, porque los que tenemos los pies grandes estamos muy necesitados de cariño.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s