Su traje

No sé si porque los ya confeccionados no le quedaban del todo bien o porque le daba envidia que yo tuviese un fastuoso vestido de novia, pero la cuestión es que mi cómplice eustaquiense ha encargado un traje a medida.

Y el proceso fue mucho más divertido (y largo) que el mío. Primero tuvimos que escoger la tela (y el forro, del que nos acordamos después y tuvimos que volver), luego el corte de los botones, las mangas, los bolsillos del pantalón (al parecer hay unos cuantos tipos de bolsillos)… y así hasta que finalmente le tomaron medidas, muchas más de las que me tomaron a mí y consignadas en la hoja de pedido con una compleja serie de coordenadas a las que tentada estuve de responder “agua”, “tocado” o incluso “hundido”. También encargamos una camisa, que irá sin iniciales porque las suyas son AR o ARG, y no suena demasiado bien, a no ser que pongamos unas falsas, pero eso provocaría en los que le conocen la duda de a quién le había robado la camisa.

El caso es que el traje, y la camisa sin iniciales, ya están en marcha. Es curioso que tardásemos mucho más en encargar el suyo que el mío, y también que tenga que probárselo más veces que yo. Lo peor es que me voy a tener que tragar mis pruebas y también las suyas…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s