El precio de las palabras

Ya sabemos que sobre toda transacción comercial flota siempre la sombra del engaño. El comprador quiere que le compremos lo que nos vende, no importa si lo necesitamos o lo queremos o no (aunque los buenos aparentan saber lo que necesitamos o queremos para que nos llevemos a casa exactamente lo que ellos quieren que compremos), y nosotros siempre buscamos, como se decía en la era pre-euro, comprar duros a cuatro pesetas.

Dejando a un lado ese margen de engaño, están las tácticas comerciales, verdaderas tesis sobre las que se construyen las campañas de rebajas, de novedades y de todo lo que tenga un precio y esté a la venta, y a ellas se unen los añadidos verbales que automáticamente incrementan el precio, que no el valor, de cualquier cosa.

Nuevo, últimas unidades, liquidación, exclusivo, no disponible en tiendas (esto va por las teletiendas) o te damos dos por el precio de uno (normalmente en artículos cuya presunta durabilidad no hacen, a priori, necesario un segundo ejemplar) son algunas de las fórmulas más habituales para llamar la atención del comprador y despertar su deseo consumista.

Junto a esto, una convención entre vendedor y comprador más o menos lícita, están los listos, los que bucean en la necesidad ajena en busca del tesoro que finalmente se acaban llevando porque ¿quién no querría lo mejor para el día más feliz de su vida? Y así, todo aquello que lleve el añadido de novia, desde los zapatos al maquillaje, la peluquería, las flores (es que vienen expresamente de Holanda porque se encargan allí para cada ramo), el coche y, por supuesto, el vestido (sí, ese de las cuatro capas de gasa que tengo que ir a probarme otra vez el lunes), multiplica su coste hasta límites insospechados, injustos y hasta indecentes. Lo peor es que, salvo el pataleo, poca opción te queda aparte de echar mano de la tarjeta, porque puede que sea un buen día, después de todo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s