Eustaquienses en NY (primera parte)

Nota preliminar (me estoy acostumbrando a las aclaraciones): Salvo breves incursiones en Brooklyn y Staten Island, en los diez días que hemos estado en Nueva York nos hemos movido exclusivamente por Manhattan, especialmente por la zona céntrica, así que lo que viene a continuación se refiere sólo a esa parte de Nueva York, no a la ciudad entera ni, por supuesto, a todo Estados Unidos. Sin embargo, hay detalles como la limpieza de las calles o de los lugares públicos que no es fácil encontrar en los centros de las ciudades que conocemos. Dicho esto, seguimos con las…

Cosas curiosas de Nueva York, algunas de las cuales echamos mucho de menos (otras no tanto) y que procedo a reseñar sin orden ni concierto (I)

· Las calles, salvo en la zona sur de la isla (el lugar donde nació Nueva York, que después se fue ampliando hacia el norte sobre una cuadrícula de calles y avenidas, aunque esto ya lo contaré en otra entrega), son rectas y suelen ir en un solo sentido, lo que facilita la circulación y la orientación de viandantes y conductores.

· Las señales de tráfico, algunas de ellas francamente contundentes.

· Las calles están limpias. No poco sucias, sino muy limpias, resultado de la combinación de transeúntes que no tiran al suelo sus cosas y del amplio escuadrón de barrenderos de la ciudad (algunos de ellos invisibles, o tal vez figuras que salen brevemente de sus escondrijos para recoger una colilla y luego vuelven a desaparecer).

· La gente es amable (no te mandan a freír espárragos (o al carajo) si no entiendes algo y le pides a alguien que te lo repita; lo hacen hasta que lo entiendes) y educada (si alguien tropieza contigo y no se disculpa no es neoyorquino; seguramente sea uno de los muchos españoles ruidosos y desvergonzados que se extienden como una plaga por la Gran Manzana), una educación que se extiende a dos especies de las que nunca había visto ejemplares tan civilizados: los perros y los niños (si uno se encuentra con un niño que corretea y/o berrea, no es de allí).

· Los baños públicos (de lugares públicos, cafeterías y restaurantes) están (salvo alguna excepción) muy limpios, sean nuevos o muy viejos (viejos, pero impolutos), y en todos hay papel higiénico y toallitas de papel para secarse las manos (la mayoría apuestan por ellas, aunque también hay secadores de manos, que, a diferencia de los de aquí, sí secan). En casi todos hay, también, uno o varios de los siguientes elementos: detector de manos para el agua del lavabo, el jabón o las toallitas de papel o detector de culo que tira por ti de la cadena cuando cree que has terminado.

· Hay más televisiones locales en abierto que todas las que tenemos aquí (locales, regionales, nacionales), tantas que hasta las hay en español y en chino. Estar allí te permite, además, ver en directo algunas de las series que horas después buscas en casa (desde España) para verlas. No importa que, sin subtítulos, no entiendas demasiado, pero es gracioso poner la tele y encontrarte con Héroes, Life, Anatomía de Grey, House, Fringe… Tampoco está mal ver en directo a Tina Fey (de la que cada día soy un poco más fan) imitando a Sarah Palin, antes de que los medios de aquí pillen la historia y la dejen hecha trizas (Tina Fey no es un nombre tan raro como para no saber pronunciarlo, y el chiste no fue en “un programa cómico de EEUU”, sino en el Saturday Night Live; un respeto, por favor).

4 comentarios en “Eustaquienses en NY (primera parte)

  1. Ui, ui, te veo un poco obsesionada con la limpieza, pequeña. Jejeje. Toda una entrada dedicada a la limpieza de la zona de NY que habéis conocido. Tengo muchas ganas de seguir sabiendo de vuestro viaje. De momento la crónica aunque corta promete.

    Ayer os tenía escrito un pedazo de texto pero no sé como lo hice pero al final la conexión se jodió y el extenso texto quedó en el ciberpurgatorio…

    Fundamentalmente os venía a decir lo que os acabo de mencionar más, 1) que, como habrás visto por anobii, me estoy leyendo “Hablemos de langostas” y de momento todos son puntos a favor y eso que desde siempre he odiado las notas a pie de página pero con Wallace están muy bien colocadas. Eso sí, la reseñita dedicada al diccionario se me atragantó bastante y muchas tentaciones tuve de pasarla por alto aunque al final me contuve.
    2) Os escribo desde mi nuevo ordenador, un maravilloso iMac para más señas. Sé que os hará ilusión y
    3) Creo que voy a llegar a Sevilla el próximo miércoles 29 para estar hasta el fin de semana (además, el ceutí vendrá el fin de semana para sesión doble de cine, estamos hechos unos frikis). Por otro lado, creo que se mantiene, de momento, la visita para el EBE así que si no os puedo ver del 29 al 2 (espero que encontremos un hueco), seguro, seguro nos veremos para el Evento Blog.

    Ea, muchos besitos que ya me estoy enrollando demasiado pero es que se escribe tan bien con este teclado tan suave…

    Me gusta

  2. Cómo eres, Al😛 También hablo de la ordenación de las calles, de la amabilidad de la gente y de la televisión, aunque me gustan que las cosas estén limpias, qué quieres que te diga, jeje.

    Hace unos días vi en Anobii que estabas con él. Me alegro de que lo estés pasando bien, aunque curiosamente el del diccionario es el que más me gustó a mí.

    Me congratulo de tu renovación informática, pero ya sabes que hay uno que se va a alegrar más cuando sepa que has entrado en la secta… presumiendo de teclado y todo.

    La semana que viene trabajo de lunes a domingo, lamentablemente, pero podemos quedar a comer cualquier día y luego ya me voy a trabajar. Ya hablamos. Besos, niño.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s