Llamadas privadas

En casa tenemos identificador de llamadas, lo que nos ahorra, entre otras cosas, todas esas llamadas molestas de gente empeñada en venderte cosas que ni necesitas ni te interesan. Pero hace diez días, aunque sabía que era una llamada privada, cogí el teléfono porque era temprano y mi husband seguía durmiendo (¿dónde tendrá mi teléfono el botón de rechazar llamadas sin tener que contestar?).

El caso es que lo cogí y la pesada en cuestión me llamaba del Círculo de Lectores, que para agradecerme mi confianza me ofrecía la oportunidad única de aprovecharme del acuerdo al que había llegado dicha firma con la prestigiosa compañía de seguros (no recuerdo el nombre, porque además no lo había escuchado en mi vida, así que la llamaremos Cuchipanda) Cuchipanda, y por eso me proporcionaban un seguro para conductores. “¿Tiene usted carné de conducir, señora Mninha?”. “Sí”. “¿Y vehículo propio?”. “No”, mentí, con la esperanza de que aquello terminase, porque no soy tan expeditiva como mi marido. “No importa si no tiene coche, señora Mninha”. “Mierda”, pensé. “El seguro que le ofrece la compañía Cuchipanda protege no sólo a conductores, sino también a sus acompañantes y a todo el mundo que pase cerca de un coche” (era algo así de absurdo).

“Ah, qué bien”, dije, sin entusiasmo alguno, aunque creo que la chica al otro lado del teléfono no captó la ironía. “¿Está usted casada?”. “Sí”. “¿Tiene hijos menores de 18 años?”. “No”. “Entonces el seguro cubriría también a su marido”. Silencio. “Entonces, si le parece, señora Mninha, le hacemos el seguro, que es gratis el primer mes, y cuando pase ese mes le enviamos la póliza para que decida si quiere continuar con él o no. Sólo tendría que avisarnos si quiere cancelarlo, porque pasado ese mes se renovará automáticamente”. O sea, que te doy mi número de cuenta para que me apuntes a un seguro cuya póliza no voy a poder siquiera leer hasta un mes después. Increíble.

“La voy a apuntar a este seguro, señora Mninha, si le parece”. No, no me parecía, en absoluto. “Prefiero consultarlo con mi marido primero, si no le importa” (una respuesta que siempre queda bien, aunque sea mentira, a pesar de que hay tipos que te ofrecen cosas y cuando les dices que no te preguntan si lo quieres consultar primero con tu marido; la respuesta para estos tipos es que no tienes nada que consultar con tu marido, porque eres capaz de tomar ese tipo de decisiones tú solita). “De acuerdo, señora Mninha, la llamo entonces el lunes sobre esta hora para confirmarlo. Muchas gracias por su atención”.

Y en efecto, llamó el lunes, a la misma hora y a casi todas las horas, porque a partir de ese lunes y hasta el jueves de esa semana se sucedieron las llamadas privadas (una media de diez o doce diarias, que no está mal) hasta que el viernes, misteriosamente, cesaron. No sé si todas ellas se referían a la oferta de la compañía Cuchipanda o no, pero prefiero qudarme con la duda.

Ayer recibimos otras dos llamadas privadas, una a las 13.14 y la otra exactamente dos minutos después. Tampoco sé (ni me importa) qué querían venderme esta vez.

2 comentarios en “Llamadas privadas

  1. Yo me quité de Círculo de Lectores por eso precisamente. Y es que lo último de lo que se preocupan ya es de los libros. Si quieres un estreno, lo encuentras antes en cualquier librería que con ellos. Y ya te digo, eso del acoso y el spam telefónico me pone enferma. Cuando hablé con mi agente para quitarme, me confesó que estaba completamente de acuerdo con mis reacciones, y que si podía redactar un escrito, porque estaba recogiéndolos (él y otros) para ver si conseguían cambiar la nueva política de Círculo. Está claro que no lo consiguieron.

    Me gusta

  2. No sabía que lo del spam se había vuelto tan generalizado en el Círculo, pero últimamente están pesaditos conmigo, porque no es la primera vez que me ofrecen cosas que nada tienen ver con los libros. Sin duda la mejor llamada fue cuando una tipa me leyó la sinopsis y las notas promocionales de las grandes novedades de ese mes para que hiciese mi pedido en ese momento (no lo hice, claro). Yo sólo sigo en el Círculo porque editan mejor que las Alfaguara, Anagrama, Planeta (a veces) y demás, y los libros cuestan lo mismo. Pero como sigan así de pesaditos no creo que dure mucho más.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s