Amigas del colegio

Poco antes de Navidad me llamó al trabajo una persona de la que no sabía nada desde hacía casi quince años. Estudiamos juntas el Bachillerato (BUP y COU, como se llamaba entonces) y fuimos amigas entonces. En apenas dos minutos me puso al día de su vida (le iba estupendamente trabajando con su padre, estaba casada y tenía una niña) y de la de otras tres amigas más (a las que también les iba estupendamente, mucho mejor que a mí, como me dejó claro mi interlocutora en apenas diez segundos, igual que en los viejos tiempos), e insistió en que, durante las fiestas navideñas, nos volviésemos a reunir para recordar aquella época, porque hacía poco que había visto a dos chicas del grupo de entonces y “fue genial porque fue como volver a tener quince años”.

Educadamente excusé mi presencia en la reunión navideña (esperé a que se concretase una fecha para alegar motivos laborales; trabajar en otra ciudad y además hacerlo en un periódico te da pretextos de sobra para escabullirte de cualquier plan) e hice lo mismo cuando, poco después, se planeó otra reunión. Sé que es poco elegante y que no está bien, pero no sé cómo decirles que no me apetece en absoluto volver a tener quince años y que el hecho de que en todo este tiempo no me haya puesto en contacto con ellas indica que ya dejé esa etapa atrás y que no quiero recuperarla.

Dicen que la gente no cambia, que por mucho que uno intente reinventarse, enmendarse, mejorar o empeorar, eso es imposible porque nunca dejamos de ser quienes somos. Yo no sé si he cambiado o no, pero sí sé que ahora soy más yo misma que entonces, gracias, entre otras cosas, a que me alejé de ellas (de dos de ellas, para ser justa) y no estoy dispuesta a volver atrás.

Pese a que me he perdido varias reuniones, eso no me evita seguir recibiendo cadenas de correos (estamos todas en la lista de destinatarios) como la que paso a pegar directamente aquí (que lleva el asunto “Qué triste!!!!!”), sin molestarme siquiera en corregir las faltas de ortografía (imperdonables en el caso de la amiga A –la que me llamó por teléfono-, que ostenta una Licenciatura en Periodismo) y sin añadir ningún cruel e innecesario (por obvio) comentario. La historia comienza con la amiga A:

Estoy triste, pero la leche de triste desde ayer por la noche. Llegué a mi casa muerta después de un bonito día en el campo y no se me ocurrió otra cosa que ponerme a ver Brokeback Montain!!!! Yo no la había visto antes y tenía entendido que era de una historia de amor entre dos vaqueros, pero la verdad que me ha dejado aflijida, vamos estoy intentando hacer un esfuerzo para acordarme de que es ficción. Vosotros la habéis visto? Qué os parece? La verdad que hacía tiempo que una película no me calaba tan hondo. Decidme algo que me anime porque desde ayer no levanto cabeza.

Y la amiga B responde:

Buenos días!! Pues hace tiempo que la ví, y la verdad que debes de sacar lo positivo de la película, tienes q disfrutar de lo que te apetece y desees, intentar vivir sin prejuicios que te impidan buscar tu verdadera felicidad en esta vida que no olvidemos que es la única (recuerda tu conversación en el Confucio (que por cierto el nombre del restaurante no viene más a cuento, lo digo por eso de filosofar y pensar) q eso de la otra vida y la resurreción cómo que no, y si encima nos pasamos a otras religiones y nos reencarnamos en por ejemplo un árbol?? vaya mierda de siguiente vida nos espera, así que a aprovechar ésta.

La verdad que si que es triste…..

Y vuelve a escena la amiga A:

Si ya sé que hay que hacer lo que uno quiere y desea, pero……… estás segura de que tú lo haces? Yo creo que quizás en un porcentaje sí, pero que también hay un porcentaje elevado en el que no lo haces, o mejor dicho, no lo hacemos por cultura, convencionalismos, etc. Tú no has pensado nunca que harías si supieras que te quedan dos años de vida o cinco. Si realmente estás haciendo lo que quieres lo seguirías haciendo, estás segura de que seguirías haciendo exactamente lo que haces o cambiarías cosas? Yo estoy convencida que si el vaquero rubio hubiera sabido que el moreno se iba a morir se hubiera arriesgado más, seguramente hubiera salido de su concha y en cierta manera se hubiera enfrentado al mundo, pero por desgracia nunca fue capaz de hacerlo.

No sé a mí me ha hecho pensar en muchas cosas, quizás más de la cuenta y quería compartirlo con vosotras.

La historia sobre las reflexiones post-Brokeback Mountain termina por ahora aquí, pero os mantendré informados si continúa.

8 comentarios en “Amigas del colegio

  1. Qué fuerte! ¿Adivina que música estaba oyendo justo cuando he empezado a leer el post? Sí! La BSO de “Brokeback Mountain”, peli que cayó enterita el domingo pasado para mí también (eso sí, por tercera vez).

    Me he meado de risa con el diálogo pseudofilosófico. Esas amigas prometen…

    Ah! ¿Cuándo vamos a ir nosotros al Confucio a hablar sobre reencarnaciones? Yo quiero!

    Me gusta

    1. ¿En serio? Madre mía, qué casualidad, jeje. Sí, sus reflexiones son la caña, sobre todo porque no se cortan un pelo a la hora de compartirlas con los demás. En el Confucio no sé, pero si nos llevas a un chino mono podemos filosofar dentro de un par de semanitas (creo que al final vamos a poder ir la primera semana de marzo, pero no lo diremos muy alto por si acaso… Te llamo en cuanto lo confirme). Besitos, niño.

      Me gusta

    1. Bueno, habría que poner unas grandes comillas en lo de ‘filosofar’ y ‘pensar’, dos palabras que, en este caso, se usan con demasiada ligereza. Tienen vidas, con niños y esas cosas, pero imagino que no demasiado divertidas😛

      Me gusta

  2. ¿¿¿El vaquero rubio??? ¿¿Cómo que el vaquero rubio??? ¿¿Cómo se puede reducir a un personaje tan maravilloso como Ennis del Mar a un concepto tan escaso como ‘el vaquero rubio’??? ¿¿¿Tras leer la Biblia te refieres a Jesús como ‘ese del pelo largo que cuenta historias’??? Joder, con el pensamiento naïf…

    Me gusta

    1. Jajajajaja. No te indignes, que con estas personajas no merece la pena. A mí me aburrió soberanamente la película, así que no la defenderé aquí, aunque la simpleza del comentario creo que deja claro el nivel de las interlocutoras…

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s