Los efectos del matrimonio

Hay quien dice que el matrimonio mata las parejas, quien dice que las mejora y quien dice que, si la relación es lo suficientemente madura, estable o asentada, no le afecta en absoluto que haya o no papeles de por medio. Hay individuos dentro de esas parejas que mejoran, por así decirlo, cuando se casan, y naturalmente también los hay que empeoran y los hay que siguen siendo tal y como eran. Han pasado ya cinco meses de El Día de San Eustaquio, y en la imagen siguiente se puede apreciar cómo ha cambiado el aspecto de mi husband en este tiempo. Juzgad vosotros en cuál de los grupos anteriores debo apuntarlo:

Cinco meses después

8 comentarios en “Los efectos del matrimonio

    1. ¿Los dos habéis cogido el mismo peso? Eso sí que es amor😛 (por cierto, ¿cómo estábais antes, en los huesos?). Para ser justa, debo decir que se afeitó justo después de la foto, pero me hacía gracia publicar el fotomontaje.

      Me gusta

  1. Lo cierto es que él estaba muy delgado antes de casarse, empezó a engordar antes. Yo entre unas cosas y otras, perdí peso, y nos casamos pesando lo mismo, 60kg.

    Resulta que, aparte, calzamos el mismo número de zapato, tenemos la misma medida para los anillos y, por supuesto, la misma talla de pantalones, si bien él es unos 5 cm más alto que yo. Flipa.

    Me gusta

  2. Sí, los niños tienen pene, las niñas tienen vagina😉

    Él es más guapo, más simpático, con mejor forma física, mejor empleo, es en definitiva mejor persona… y como puedes advertir, todo un artista.

    Me gusta

  3. Como prima del susodicho husband, te digo que prefiero la foto de la izquierda incluso las fotos anteriores al dia “fatidico”, pero no te preocupes no hay nada que un buen peluquero no pueda hacer y unas cuantas hojas de lechuga y un huevo duro ( a modo de plan de emergencia de adelgazamiento), no hagan que vuelva a ser el mismo. Lo que si es verdad que casarse no significa abandonarse y si nosotras no lo hacemos creo que no deberias dejar que el lo hiciera, te aconsejo( como mujer experimentada en la materia) ja,ja que le piques el amor propio, (aunque conociendo a tu esposo no creo que eso sirva de mucho)

    Me gusta

  4. Hola, niña, cuánto tiempo (hace una barbaridad que no nos vemos, además). En realidad debo admitir que la foto de la derecha está hecha con bastante mala leche, porque ni mucho menos está tan mal como parece. No ha ganado peso ni nada, aunque sí pelo, jeje. Poco después de la foto se afeitó, pero aún no ha ido a la peluquería. Se está dejando la melena, creo.

    (Y ya sabes que lo del amor propio estético no va mucho con él :P)

    Besos, niña.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s