El mundo real

En el mundo real no te levantas de la cama cuando te apetece, no haces lo que quieres en cada momento ni te quedas sin hacer nada simplemente porque no te apetece hacerlo. No vas al cine cuando quieres, ni sales a comer, a desayunar o a comer cuando se te antoja. No lees dos o tres horas al día (a veces más), ni te ves una temporada de Dexter en dos tardes, ni pasas horas charlando con amigos, ya sea en Sevilla, Bormujos, Cádiz o Barcelona, ni tampoco ves a U2. No apagas el móvil, ni tus neuronas, ni te amebizas en el sofá durante horas, ni duermes sabrosas siestas mecida por el arrullo del aire acondicionado, ni te dedicas al noble pero denostado arte de perder sin más el tiempo.

Sábado 1 de agosto

En el mundo real no puedes hacer (o no hacer) ninguna de esas cosas. En el mundo real hay que trabajar, con un horario sin horarios, en el que sabes cuándo empiezas pero no cuándo terminas, sin fines de semana ni días de fiesta y en el que encajar tus turnos con los de tu marido es en ocasiones un sudoku casi infinito. En el mundo real hay hipotecas y facturas. El mundo real es feo, aburrido y triste, tanto que puedes tener que volver a él hoy, que es 1 de agosto y encima es sábado.

3 comentarios en “El mundo real

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s