Feliz día de San Eustaquio

Vela primer aniversario

Como se suele decir, parece que fue ayer, pero ya ha pasado todo un año desde que nos disfrazamos de personas elegantes (con maquillaje y todo, algo casi inédito) y le dijimos a un señor que ceceaba ante nuestros seres queridos que nos queríamos y que queríamos tener un papel que oficializase una relación que había empezado unos diez años antes (gracias otra vez a los que, desde la cercanía o la distancia, compartieron con nosotros aquello).

Aunque de forma recurrente hay quien me pregunta qué tal la vida de casada (una pregunta algo tonta porque ya llevábamos, como digo más arriba, una década juntos y dos años viviendo bajo el mismo techo cuando nos casamos), la verdad es que no creo que haya cambiado nada entre nosotros, y quiero que siga sin hacerlo.

En términos objetivos, no ha sido un buen año. Han pasado demasiadas cosas malas (algunas siguen pasando, pero espero que pronto se acaben) pero, al margen de eso, para nosotros, como pareja, matrimonio o como quiera decirse, ha sido un gran año.

Junto a “¿qué tal la vida de casada?”, la otra pregunta habitual es “¿cuándo vais a tener hijos?”, algo que nadie nos había preguntado hasta que nos casamos, tal vez porque la gente da por supuesto que en cuanto pasas por el altar, el juzgado o el ayuntamiento tienes que ponerte a procrear enseguida. Nuestra respuesta a esa pregunta no es un no rotundo, sino un por ahora, no. ¿Quiere decir eso que dentro de unos años sí, o que nunca los tendremos? No lo sé. Sólo sé que por ahora no vamos a tener hijos. Los tendremos cuando queramos, si es que llegamos a quererlo. Cuando le dije eso al último que me preguntó, me respondió algo así como “tú con tu cine tienes bastante”. Mientras educadamente contesté un “sí, claro”, pensé que es con mi marido con el que tengo más que suficiente.

Ahora podría enumerar sus muchas virtudes (las de mi marido), y todas las cosas que cada día me hacen sentirme a gusto con él, tan a gusto como no he estado con nadie nunca, pero no creo que haga falta. Él sabe que le quiero, y yo sé que él me quiere. ¿Por qué nos queremos? Ni lo sabemos, ni nos importa.

En realidad nuestro verdadero aniversario es el 13 de enero, pero ahora, aprovechando que los astros se han confabulado para que coincidamos en nuestros días de descanso, saldremos a celebrar el oficial. ¿Con una escapadita a un idílico y remoto paraje? ¿Con una cena con velas a la luz de la Luna y con suave música de violines de fondo? Pues no. Vamos a hacerlo viendo Malditos bastardos. A estas alturas ya tenemos claro que para que algo sea romántico sólo necesitamos estar juntos.

4 comentarios en “Feliz día de San Eustaquio

  1. Precioso… de verdad, nena. Me ha emocionado. Y aparte, me siento identificadísima con las preguntas DIARIAS al respecto. Sólo que yo no llevaba una década viviendo con él. Sólo dos mesecillos…

    Me gusta

  2. Muchas gracias, niña. O sea, que lo de las preguntas no nos pasa sólo a nosotros. Bueno es saberlo, porque determinados individuos me ponen de los nervios. No sé qué me molesta más, si la presunción de que casarte te cambia la vida o el empeño por incrementar la población…

    Me gusta

  3. Os deseo lo mejor. Sobre lo de los niños, la verdad es que da bastante coraje cuando te lo preguntan antes de tenerlos. Pero mucho más jodido es cuando tienes el primero (como es mi caso: Roberto tiene 8 años y cambiará la historia del baloncesto español como siga creciendo; ya va por 1’56 centímetros y un 40 de pie) y te sueltan: ¿Para cuándo la parejita? Esos se pueden tolerar, pero hay algunos perverzos que intentan que te sientas culpable del crimen de no dar un compañero a tu hijo. ¿Lo vas a dejar solito? En fin, bochornoso. Hala, jóvenes. Hasta la próxima. Un abrazo, suerte y salud.

    Me gusta

  4. No sé si Roberto cambiará la historia del baloncesto español, pero sí sé que os va a obligar a cambiaros de casa, a una con los techos altísimos, como siga creciendo, jeje.

    Sobre los niños, en definitiva todos te acusan de ser egoísta (te lo digan así o no), tanto si no tienes ninguno como si tienes sólo uno, y no entiendo qué tiene que ver la calidad humana de una persona con el número de hijos que tenga. Perverzos e hijos de perra los hay con un niño, con muchos y sin ninguno (hay webs dedicadas a ilustrar comportamientos poco decorosos de padres hacia sus hijos), y determinadas personas te van a criticar (a ti, a nosotros, a cualquiera) hagas lo que hagas, porque cualquier indocumentado se cree con derecho a opinar sobre tu vida, tal vez porque es mejor meterse en casas ajenas que ocuparse de arreglar la propia.

    Lo curioso es que, en mi caso, nadie de mi familia, ni mis amigos, ni nadie que me conozca e incluso me quiera me pregunta ese tipo de cosas.

    Un abrazo, niño, y cuídate.

    PD: Nosotros también te deseamos lo mejor.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s