Los Ángeles (y Hollywood) – segunda parte

UniversalNuestro primer día completo en Los Ángeles lo pasamos en el parque Universal, que, como ya dije, estaba muy cerquita de nuestro hotel. Al lado del parque en sí está el llamado CityWalk, un centro comercial abierto con cines, restaurantes, bares y discotecas, un multicines y un escenario para conciertos que literalmente se abarrota de gente por la noche. Como es habitual, hay varios tipos de entradas para el Universal: el pase anual, el all you can eat, el pase de un día (que vale también para el siguiente) y el Front of the Line. City Walk

El pase Front of the Line es caro (139 dólares) pero, si solamente vas a ir un día, en temporada alta, y no te apetece pasar horas (literalmente) haciendo colas para subirte a alguna atracción o para hacer el tour del estudio, como era nuestro caso, es la opción más recomendable, porque te subes a todo el primero. Además, nosotros las compramos en el hotel (en las taquillas del parque son aún más caras), así que nos ahorramos otra cola más.

Luces, cámara, acciónEn el parque hay entretenimiento para todos los gustos. Atracciones de Los Simpson, Bob Esponja, Shrek, Terminator, un espectáculo de Waterworld (parece que hay alguien que sí está ganando dinero con la película)… y eso sólo en la planta superior, en la que también está La casa del horror de la Universal, a la que Contradictorio quería entrar (y yo también, pero menos porque soy un poco aprensiva) porque pensaba que era una especie de exposición sobre los monstruos de la casa. Pero no era eso. Era una casa del terror con pasillos oscuros, música estridente y gente pintarrajeada y con pinta asquerosa que se te tiraba encima detrás de cada esquina. Y todos venían a por mí. No fue una buena experiencia. Tampoco lo fue para un chaval (unos 15 años, calculo) que iba delante nuestra y que tenía tanto miedo que iba con los ojos cerrados y los oídos tapados mientras su madre lo guiaba hacia la salida. En la parte de arriba también está el Special Effects Stage, un espectáculo muy divertido sobre, como su propio nombre indica, efectos especiales, en el que sus presentadores te enseñan trucos de ayer y de hoy con la colaboración de parte del público, que se presta a hacer el tonto subidos a un barco de cartón o a colgarse de una cuerda vestidos de astronautas. Pero la mejor parte está en el sector inferior, al que se llega después de unos cuantos tramos de escaleras mecánicas. En un receso entre una y otra hay una réplica de la cápsula del Apolo XIII (de la peli en cuestión), con unos Tom Hanks, Bill Paxton y Kevin Bacon en cartón. En el sector inferior hay una exposición sobre la historia del estudio, con elementos de atrezzo, guiones, partituras, vestuario, cartelería y otros artilugios, atracciones de Parque Jurásico, The Mummy y el tour del estudio. Jurassic Park

Nunca me han gustado demasiado las atracciones, ni en parques ni en ferias, pero en la de Parque Jurásico disfruté muchísimo. No tiene mucha historia, pero me encantó. Es un paseo en barca por el supuesto parque, con dinosaurios mecánicos, muchos de los cuales te van echando chorritos de agua que agradeces en un día tan caluroso como aquél. Hasta que llegas al tramo final. Ves el muro por el que se despeña el jeep en el que va el niño de la película, ves caer un coche por él (pero no a Sam Neill, lástima), y la barca/vagoneta empieza a subir por un túnel en cuya cúspide espera la cabeza de un Rex. Cuando la pasas, la barca cae por una empinada rampa en la que, mientras bajas, te tiran encima una cascada. Sí, sales chorreando. Tan bien me lo pasé (y tanto me gustó el refrescante remojón) que por la tarde nos volvimos a subir. Lo más gracioso es que la segunda vez nos mojaron mucho más que la primera. La otra gran atracción del sector inferior es Revenge of The Mummy. En pocas palabras, un buen meneo que te deja la cabeza del revés.

Y así llegamos al tour, un recorrido de 45 minutos en autobús (con guía; también en español, para el que lo prefiera) por el estudio en el que pasamos por el motel de Norman Bates y su hogar familiar:

Bates MotelY por decorados que hemos visto en cientos de películas, modificados una y otra vez para que no se note tanto:

Studio TourTambién te ofrecen su propia versión de La Momia, con un túnel en el que parece que desciendes en espiral hacia el inframundo; la experiencia de un terremoto, en una estación de metro que se viene abajo con los temblores; y el nuevo King Kong 3D (bastante impresionante la sensación de estar en medio de una pelea entre el simio y varios dinosaurios, y bastante bien conseguida, entre las gafas y los meneos que le dan al autobús). Durante el paseo también vemos el 747 real que compraron y destrozaron para La guerra de los mundos.

'War of the Worlds' set[Si queréis ver el resto de las fotos del parque, podéis hacerlo en Flickr]

——————————————————-

Previously, en Eustaquienses en California (y Las Vegas):

La mochila que no quería volver a casa
San Francisco
La Bahía de San Francisco y Silicon Valley
Los Ángeles (y Hollywood) – primera parte

2 comentarios en “Los Ángeles (y Hollywood) – segunda parte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s