Los Ángeles (y Hollywood) – tercera parte

Tras el ajetreado y caluroso viernes (nos dio el sol a base de bien y olvidamos ponernos protector, así que nos quemamos un poco), dedicamos la mañana del sábado a algo mucho menos glamouroso y divertido pero que en cierto modo completaba nuestra experiencia americana: hacer la colada.

En el Hilton (en el post anterior se me olvidó hablar del regalo de bienvenida, que es ese lote de la foto; la manzana del fondo estaba recubierta con chocolate y pizquitas dulces de colores; un invento) lavar una camisa, cada una, costaba 18 pavos, así que nos fuimos a una lavandería de monedas para lavar la ropa (sí, como las de las películas, aunque ahí acaba la emoción, porque pasar la mañana viendo cómo tu ropa da vueltas en una lavadora y luego en una secadora no tiene nada de emocionante).

Kodak TheatreHollywood & Highland

Por la tarde, con la ropa ya limpita, nos fuimos a dar una vuelta por Hollywood. Como ya dije el otro día, el tema del aparcamiento por la zona es complicado, así que aquí va un consejo: ignorad los parkings que te piden diez dólares por dejarlo en un solar y meteos directamente en el del centro comercial Hollywood & Highland. Con cualquier ticket de compra (incluso de un café) de cualquiera de sus tiendas puedes aparcar, a cubierto y con seguridad, cuatro horas por dos dólares. El centro comercial (que tiene hotel, spa y otras comodidades que no probamos) se articula en torno a una plaza difícil de describir, así que sólo diré que homenajea a Intolerancia, de Griffith. Sí, es excesiva. Desde allí también se puede ver el letrero de Hollywood, aunque algo lejos.

HollywoodJusto al lado, en la misma manzana, está el Teatro Kodak. No diré que en la tele se ve más grande, pero sí que se ve diferente cuando lo tienes delante. Además, por la tele se ve siempre cuando está engalanado para los Oscar y eso, quieras que no, ayuda (hasta nuestra casa luciría mucho mejor si la tuneasen así). Por delante del teatro (y mucho más allá, hacia un lado y hacia el otro) discurre el Paseo de la Fama. Mientras hacía fotos a la fachada del teatro pensé en buscar un mapa con la localización de las estrellas porque si no encontrar la de Harrison Ford (una tiene sus prioridades) iba a ser un infierno. Entonces me dio por mirar a mis pies, y allí estaba. Si eso no es una señal… (¿de qué? Ni idea). Sí, los de la foto son mis pies, aunque también le hice alguna limpia.

A sus pies (bueno, a los míos)

Mientras seguíamos caminando nos topamos con la de William Shatner, y también se llevó su foto. Contradictorio se extrañó de que llevase el icono de la televisión y no el del cine. Le miré y le dije que si William Shatner merecía una estrella no era precisamente por su lamentable carrera cinematográfica.

ShatY así llegamos hasta el Teatro Chino, sobre cuya entrada se agolpaba una multitud que hacía imposible no ya sacar fotos, sino ver siquiera quiénes habían estampado allí sus huellas y sus firmas. Nada más entrar está la tripulación del Enterprise.

Las firmas del 'Enterprise'

Y muy cerquita, el lote galáctico, con C3PO, R2D2 y Darth Vader por un lado, Harrison Ford por otro y George Lucas y Steven Spielberg en una tercera loseta.

C3PO, R2D2 y Darth Vader

Aparte de ellos, allí está casi todo el mundo: Clark Gable, Gary Cooper, John Wayne, Jimmy Stewart, Gloria Swanson, Sylvester Stallone, Clint Eastwood, Jack Lemmon (junto a Shirley MacLaine; Walter Matthau está en la otra esquina; lástima), Yul Brynner y Deborah Kerr (“el rey y yo”, escribió ella), Sean Connery…

[Una muchacha me pidió que le sacase una foto junto a las huellas de Sean Connery, y lo hizo como disculpándose porque le gustase. Si yo te contara, pensé yo…]

Tras una parada en una tienda llamada Hollywoodland Experience, donde yo me compré esta taza y Contradictorio esta camiseta, y otra en un Starbucks para sellar el ticket del parking, nos fuimos, de nuevo, rumbo a Mulholland Drive en busca del dichoso letrero de Hollywood. De nuevo, fracasamos.

———————————————————————–

Previously, en Eustaquienses en California (y Las Vegas):

La mochila que no quería volver a casa
San Francisco
La Bahía de San Francisco y Silicon Valley
Los Ángeles (y Hollywood) – primera parte
Los Ángeles (y Hollywood) – segunda parte

3 comentarios en “Los Ángeles (y Hollywood) – tercera parte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s