Elecciones municipales en Córdoba: las miradas de los candidatos

Soy cordobesa, pero hace ya unos años que no vivo allí y aún más que no voto allí, así que las elecciones municipales me la traen al pairo, más allá de que esta vez me gustaría que sí ganase la lista que obtuviese más concejales y que tengo curiosidad por ver la magnitud de la castaña que se van a pegar el alcalde-heredero-de-Rosa-Aguilar Andrés Ocaña (IU), el candidato-socialista-salido-de-la-nada Juan Pablo Durán (nunca supe qué pasó exactamente con Rafael Blanco, al que sí consiguieron hacerle lo que su partido sólo pudo intentar en Madrid con Trinidad Jiménez) y cómo sale la aventura de Rafael Gómez (me revienta cada vez que veo en un medio o en un teletipo “conocido como Sandokán“) y su Unión Cordobesa (esto le va a molestar a más de uno, pero Gómez no engaña a nadie. Todo el mundo le conoce. Peores son los otros -los políticos en general, no sólo los cordobeses-, que van de éticos, honestos y responsables y luego te la meten engañan en cuanto pueden).

Pero por muy poco que me importe el resultado de las municipales en Córdoba (que, no obstante, seguiré -si mi jefe no cambia a última hora de opinión y me hace currar el día de autos- desde casa), la cartelería electoral siempre me ha fascinado. Y el fin de semana pasado tuve ocasión de fascinarme en abundancia por las calles cordobesas (la verdad es que casi no me hizo falta ni salir del barrio donde vive mi padre) con algún que otro despropósito estético y, sobre todo, con lo que me transmitieron las miradas de los candidatos desde las vallas electorales. No estoy segura de si es eso lo que pretendían, pero esto es lo que consiguieron. (Sí, es un análisis todo a 50 céntimos y probablemente una estupidez, pero esa es mi especialidad: las estupideces -no hay más que echar un vistazo a mi historial-)

Empecemos por el actual alcalde, Andrés Ocaña, lugarteniente de Rosa Aguilar que heredó el cargo cuando la Juana de Arco de Izquierda Unida lo dejó todo para irse con José Antonio Griñán a la socialista Junta de Andalucía (y muy poco después también lo dejó a él para irse con Zapatero y ponerse al frente -es un decir, porque no es que lleve una actividad frenética- del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino -y dentro de poco, fijo que también Espacial-). Aunque, como dicen los políticos, “la única encuesta que vale es la de las urnas”, los sondeos publicados hasta ahora vaticinan que se la va a pegar. En su cartel electoral (por cierto, que en la versión completa, que no he podido conseguir porque no tuve la precaución de hacerle fotos, faltan al menos un par de comas) mira no se sabe si al infinito, al futuro o a la nada. Tampoco tengo muy claro si lo que dicen sus ojos es miedo, esperanza o un simple “por favor, que la paliza no sea muy grande”

Seguimos con Juan Pablo Durán, el socialista. El cartel colgado en las vallas publicitarias muestra más del candidato, medio cuerpo o así, pero la cara es la misma. Su mirada, también. Este sí tiene miedo, o eso parece por sus ojos tan antinaturalmente abiertos. Eso creo que es culpa del partido, porque algún otro de sus candidatos padece también el síndrome de los ojos abiertos.

Los carteles de José Antonio Nieto, del PP y más que probable futuro alcalde de Córdoba (debió haberlo sido hace cuatro años, pero IU y PSOE sumaron y se quedaron con la Alcaldía; lo bonito de los pactos electorales es que este acuerdo propició otro pacto en Sevilla, pero al revés -en Córdoba el que cortaba el bacalao era IU y en Sevilla el PSOE- para quitarle también el sillón al PP). No he encontrado el cartel que me cautivó el otro día desde lo alto de un reloj/termómetro de la Avenida Barcelona de Córdoba (de medio lado, con la camisa abierta y mirando al votante con ojos aún más penetrantes), pero la idea es la misma que la de este: “soy lo que necesitas, voy a ganar y si no me volveré a la telenovela colombiano/venezolana (o de donde quiera que saliesen los Gavilanes) de la que parece que me he escapado”.

Y así son los carteles de Rafael Gómez (o más bien su autobús). Como dije antes, es él en estado puro. Sin más.

Bonus track: Para los pobres indocumentados que aún no conocen a este insigne empresario-joyero-constructor-político-hombre hecho a sí mismo que presume de no haber leído un libro en toda su vida (lo peor es, claro, que se jacte de ello), aquí lo tenéis anunciando su candidatura, la pasada Nochebuena:

2 comentarios en “Elecciones municipales en Córdoba: las miradas de los candidatos

  1. A ver… Se nota que eres votante del PP, ¡eh amiga! Las elecciones son a los plenos municipales, los cordobeses no elegimos alcalde, sino los partidos que no representarán en el pleno. Y los votantes socialistas ven con buenos ojos que su voto fuera usado para apoyar a Izquierda Unida. Además que me da mucha risa que el PP se queje de eso apoyando luego al PSOE en las Provincias Vascas quitando la mayoría al PNV. ¿De eso no dices nada?

    Y en fin… ¿No dices nada de la brillantina de Nieto? Si te lo cruzas por la calle un día soleado te deja ciego el tío.

    Me gusta

    1. Perdona, Marcos, se me fue este comentario a la carpeta de spam y no lo había visto hasta ahora.

      Se me ha olvidado lo de la brillantina de Nieto (tendré cuidado si me cruzo con él por la calle, jeje), pero esto iba de los carteles, y ese no es el principal problema que tiene el suyo😛

      Ya he dicho no recuerdo si en el otro post o en un comentario que no voy a votar al PP (voy a hacerle caso a los de #nolesvotes), ni al PSOE, ni a IU. Ando a la búsqueda de un partido que me guste, la verdad. Nunca he votado al PSOE, así que no sé qué pensaron los votantes socialistas del mercadeo con sus votos (entonces acababa de mudarme a donde vivo ahora y no voté en las municipales). Sólo recuerdo lo que pasó: un pacto a dos bandas en Córdoba y Sevilla para que IU y PSOE gobernasen y no la lista más votada, que en ambos casos fue la del PP. Y no, no digo nada del País Vasco porque esto era una tontería que se me ocurrió el otro día paseando por Córdoba y viendo los carteles electorales de los cabezas de lista de los principales partidos (ya sé que se vota la lista, no el alcalde, igual que no se vota al presidente del Gobierno; he escrito contra esas listas cerradas en alguna ocasión, pero no aquí).

      Saludos😀

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s