Hermanos

Mi hermano y yo nos parecemos en muchas cosas, pero hay otras muchas en las que somos polos opuestos. Una de ellas es su gusto por las celebraciones, incluidas las navideñas, como contaba el otro día. En ese apartado se incluye, supongo, su afinidad con los tipos disfrazados de rey mago con pelucón y barba postiza.

Juan José, con un rey mago

Ése es él, hace como un millón de años, sonriendo y dejándose rodear y fotografiar por el sucedáneo de Melchor. Como cualquier niño normal de su edad, pensaréis muchos. En este caso, como en casi todos, también hay excepciones. No a todos los niños les gusta acercarse a esos individuos, y mucho menos sonreír cuando sus madres les piden que por favor lo hagan para hacerles una foto con la que inmortalizar tan singular momento:

Susana, con un rey mago

Tal vez es que ya entonces tenía problemas con lo navideño, o con que se me acercasen desconocidos, o con que me hicieran fotos, así, en general. Ya me lo decía mi madre: siempre he sido muy puñetera…

3 comentarios en “Hermanos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s