‘Contactos’ en LinkedIn

Ignoro qué uso hacen otras personas de LinkedIn, pero para mí es básicamente un repositorio online de mi currículum por si a alguien le da por buscarme y, quién sabe, ofrecerme un proyecto o un trabajo mejor o al menos diferente del que tengo (no, eso no ha ocurrido —aún, no pierdo la esperanza—). Como no uso este servicio como red social propiamente dicha, más allá de publicar el enlace a algún artículo que escriba aquí o allá, no tengo demasiados escrúpulos a la hora de aceptar a quien me pide que me una a su red de contactos.

Aparte de algún mensaje poco interesante recibido en el programa de mensajería del servicio, no he tenido ningún problema con nadie. Hasta ahora.

Ayer inicié sesión, no recuerdo para qué, y me encontré unas cuantas invitaciones. Sin pensarlo demasiado, las acepté. Hoy recibo en mi correo personal, no en el interno de LinkedIn, este mensaje, que pego tal cual, sin corregir nada:

“Hello Pretty

How are you doing today? Thanks for accepting my connection request on Linkedin. I was actually searching for an acquaintance when i came across your profile. I must confess you are pretty and this is me being honest and not just mere flattery .I hope no offence is taken , i understand Linkedin is a business networking medium and not a dating or social networking website and i don’t intend to use it for one

You caught my eye, I am interested in communicating more and sharing more about me with you and hope to learn more about you too that is if you are single and interested in communicating further. I do believe everything is possible if we put our mind and heart together just like i believe that good things can be found in the least places.

I hope to get your response and i will write back to tell you more about me and share more recent pictures of me.”

Por mucho que digan mi marido, mi abuela y, en su momento, mi madre y mi abuelo, una tiene espejos en casa, así que de entrada desconfía de cualquier extraño que se dirija a ella como “pretty”. El resto del correo me da tanta grima que prefiero ni comentarlo.

Ni que decir tiene que este señor está bloqueado y reportado. Tal vez deba, a partir de ahora, tener más cuidado y no aceptar invitaciones tan alegremente. Porque una cosa es que me dejen mensajes poco interesantes en un sitio en el que apenas entro y otra que me molesten en mi correo electrónico. Y espero que este individuo capte el mensaje de mi silencio y no se atreva a mandarme fotos, como anuncia…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s