San Eustaquio, año X

Ten - X
Foto de David PaschkeUnsplash

Otro año más, y van ya diez. Diez del Día de San Eustaquio con el que empezó todo esto, y dieciséis de hipoteca, y pronto, en enero, veinte años juntos. No está mal.

Gracias a todos los que estuvisteis con nosotros ese primer Día de San Eustaquio, aun en la distancia. Gracias a los que seguís con nosotros ahora, aun en la distancia. Y gracias, por anticipado, a los que seguiréis ahí todavía unos cuantos años más. Feliz Día de San Eustaquio.

 

Anuncios

Cáncer de mama, reconstrucción del pecho y la Sanidad andaluza

Quirófano
Foto: Piron Guillaume (Unsplash)

En Andalucía hay más de 1.200 mujeres con cáncer de mama esperando una reconstrucción de pecho. La cifra, proporcionada por la Consejería de Salud de la Junta y publicada por ABC, se refiere al periodo comprendido entre finales de 2016 y febrero de 2018. Puede que algunas de esas pacientes hayan sido ya intervenidas, pero lo que es seguro es que en estos últimos seis meses, no incluidos en ese dato, se habrán inscrito unas cuantas mujeres más (sólo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla atienden cada año a más de 800 nuevas mujeres con cáncer de mama).

La información apunta que la media de espera en Andalucía es de 368 días. En algunas provincias el tiempo es de ciento y pico o doscientos días, pero en otras como Sevilla o Córdoba rondan el año. Si estás en Granada, tendrás que esperar 857 días.

857 días.

Habrá quien diga o piense que tampoco es para tanto, que no es una operación urgente, que no depende de ella la vida de nadie, que es solamente algo estético.

Ya.

Seguir leyendo “Cáncer de mama, reconstrucción del pecho y la Sanidad andaluza”

Nueve años

Nueve años ya sin mi abuelo. No diré que parece que fue ayer, porque no es verdad, pero tampoco parece que hayan pasado ya nueve años. Sigue doliendo, por suerte no tanto como entonces, y por supuesto sigo echándole de menos.

San Eustaquio, año IX

Nine

Foto: Brian Smith

Un soporte para el monitor con materiales de Ikea

soporte00

La altura del monitor puede ser un problema para quien trabaja (o disfruta, que no todo va a ser trabajar) con ordenadores. En las oficinas se suele solventar con un par (o los que sean precisos) de paquetes de folios, o quizás con esos tochos calzamesas que algunas empresas editan (vaya usted a saber por qué) y envían a otras empresas (tal vez forme parte de algún acuerdo secreto de intercambio de amasijos inútiles de papel con los que elevar los monitores de los empleados…). La densidad de este tipo de volúmenes en las redacciones de periódicos alcanzó niveles pandémicos en los gloriosos tiempos precrisis, antes de que se pinchasen las diversas burbujas empresariales, así que el asunto está resuelto durante dos o tres generaciones.

Seguir leyendo “Un soporte para el monitor con materiales de Ikea”