Postales de Nueva York (II): Grand Central

Grand Central Terminal, New YorkGrand Central Terminal, New York
Se la llama a menudo Grand Central Station, pero en realidad su nombre oficial es Grand Central Terminal. La Station es la oficina de Correos situada junto a este precioso edificio, parada final de las líneas ferroviarias que a ella llegan (de ahí lo de terminal; si fuese una parada de paso sí sería una estación). Esta maravilla arquitectónica, que habréis visto en infinidad de películas (desde la infravalorada El rey pescador hasta esa reurbanización masiva de Nueva York que es la primera entrega de Los Vengadores), está situada en la calle 42, en pleno Midtown de Manhattan y rodeada de rascacielos.

Y a punto estuvo de ser enterrada por ellos. Su destino iba a ser el mismo que el de la todavía más hermosa Penn Station, demolida y convertida en una maraña infernal subterránea sobre la que hoy en día se erige el Madison Square Garden. Pero al menos la destrucción de la estación de Pennsylvania sirvió para algo. La indignación que despertó en muchos neoyorquinos (y ciudadanos de todo el país, algunos tan ilustres como Jacqueline Kennedy) inspiró la New York City Landmarks Preservation Commission, una institución encargada de proteger el patrimonio histórico de la ciudad del urbanismo desenfrenado. Una de sus primeras decisiones fue declarar Grand Central como landmark, lo que la salvó de las excavadoras.

Grand Central Terminal, New YorkAdemás de ser un núcleo de comunicaciones clave para la vida cotidiana de los neoyorquinos, Grand Central es uno de los emplazamientos más visitados de la ciudad, no sólo por su belleza, sino también por los numerosos restaurantes y comercios que alberga, donde se puede comer y comprar casi de todo: tiendas de alimentación, de ropa, complementos, un museo y hasta una tienda Apple.

Grand Central Terminal, New YorkY también tiene un mercado magnífico, con casi todos los productos que a uno se le puedan ocurrir. No hicimos fotos de todo lo que allí había a la venta por pudor, no porque no se mereciera un álbum fotográfico. Eso sí, debimos hacerle una a la panadería en la que compramos uno de los mejores bagels que he probado (sé de lo que hablo). ¿Podría haberle hecho una al bagel? Sí, pero me lo zampé enseguida y el pobre se quedó sin foto.

Grand Central Terminal, New York

Grand Central Terminal, New YorkUna de las cosas que nos llamaron la atención del mercado fue que, frente a los que solemos ver por estos lares, el olor a pescado estaba contenido justo en los puestos que lo ofertaban, no impregnándolo todo como una marea tóxica. Tampoco había vendedores pregonando a voz en grito las bondades de su mercancía (nada de “…sí, señores clientes”), ni compradores rivalizando en potencia vocal con los anteriores. Los neoyorquinos son gente rara…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s